Una cosa es cierta: la sensación de estar triste no va a cambiar nada.