Hay que tener presente que el estar ausente no anula el recuerdo, ni compra el olvido, ni nos borra del mapa.